TRENDING

domingo, 4 de abril de 2010

EL CARIÑO DE UN ABUELO I PARTE

Bebé- Nieta © Fernándo Pozo

EL CARIÑO DE UN ABUELO



Tengo 50 años. No he nacido con ellos, antes tuve 49, luego 48, y mucho antes 20 y hasta un segundo de vida. Desde aquel justo momento soy yo.




Los recuerdos de mi infancia, lo recuerdo con mucho cariño sobre todo lo que proviene de mis padres. He sido concebido en una familia con mucho amor y eso lo llevaré en el recuerdo toda la vida. También recuerdo el cariño de mis abuelos.



Y ahora, me ha tocado esta etapa en mi vida, en la que el abuelo soy yo, y quiero que mi nieta tenga el mismo amor y cariño que ha tenido su abuelo, considerándome una persona que entrega su amor a los demás, le quiero dejar esa herencia, pues en ese ambiente he sido criado yo, queriéndole aportar los poquitos conocimientos que tenga de la vida.



Cuando tenemos nuestro primer hijo, algo nuevo nace en nuestro interior que nos hace experimentar sensaciones maravillosas, pero no es lo mismo el amor de padre con 23 años o con 30, el cariño es el mismo. Pero con el paso de los años, se va haciendo más intenso, te llega más al alma, mas al interior de nuestro corazón, lo vives con más sentimiento.



Ahora ése sentimiento te llega hasta los talones cuando se trata de un nieto, los nietos nos llegan con una edad, que nos hace apreciar cada momento, cada instante, cada mirada nos dice algo, son tan inocentes que te miran directamente a los ojos, tan limpios y puros, aún, sin conocer todavía la dureza de la vida, y te das cuenta, de que el sentimiento que ellos sienten hacia tí, no es fingido. Cuando se ríen lo hacen porque son felices y necesitan todo el amor que les podamos dar, para que vayan alimentando su corazón del cariño de todas las personas que vayan participando en sus vidas.



El corazón de un pequeño es como el Arca de Noé, si le vamos introduciendo los mejores sentimientos, están ahí, para sacarlos a los demás cuando alguien los necesite. Según alimentemos su corazón y espíritu, así será su vida, y los abuelos tenemos la experiencia y la labor de ayudar a los padres a enriquecer su capacidad espiritual y sus buenos sentimientos.



Creo que el futuro no está escrito, tenemos lo que queremos y hemos sembrando desde pequeñitos, recogiendo los frutos en las distintas ocasiones que nos otorga la vida.



Espero que cuando mi nieta sea mayor, alguien le hable bien de sus abuelos.



COPYRIGHT  © Nando.

Te invitamos a visitar:
Red de Blogs "GRUPO LM"

Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

Publicar un comentario

Sigue todos nuestros consejos sobre Guía para Padres
en nuestro FanPage de Facebook
GUÍA PARA PADRES

Suscripción a Newsletter

 
Back To Top